A la gente le gusta que se le inunden sus casas

- en Avenida Principal, Carrusel

nadarLas inundaciones del día de ayer, en las mismas zonas de siempre, sólo nos hacen pensar una cosa: «A la gente le gusta que se le inunden sus casas». Porque de otra manera no nos podemos explicar cómo es que los vecinos de esas zona no buscan, junto con las autoridades municipales y estatales, una solución definitiva; una solución que quizá pueda tomarles tiempo, que tal vez ellos como ciudadanos tengan también que costear, pero una solución que les brinde seguridad y con ello puedan proteger su patrimonio. Pero el caso es que pasan las lluvias, se escurre el agua, retiran el lodo y se olvidan del cauce en el que viven y sólo se vuelven a lamentar cuando la inundación vuelve a ocurrir. Eso es lo que pasó durante muchos años en la zona de La Lagunilla, donde cada año, en las mismas épocas, esa zona se inundaba. Eso pasó durante décadas hasta que las autoridades y los vecinos encontraron una solución definitiva. Ahora La Lagunilla ya no es noticia cuando de inundaciones se trata.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.