El “destape” en diciembre, PRI nacional

- en Opinión

Édgar Hernández* /

¡Ni Erick Lagos ni “El Cisne” están en la terna!

Distrito Federal, México. El Comité Ejecutivo Nacional del PRI confirmó hoy lo comprometido por su presidente Manlio Fabio Beltrones, el 15 de diciembre que será antes de que finalice el año, previa Convocatoria, cuando se nomine al aspirante a la gubernatura para el bienio 2016-2018.

El candidato a la gubernatura habrá de salir de la dupla José Francisco Yunes Zorrilla, ¡Llámenme Pepe! y Héctor Yunes Landa y no como se ha filtrado que sería a finales de enero a partir de una terna en donde presuntamente figura Alberto Silva Ramos.

Trascendió asimismo que si bien el método de elección puede ser por asamblea de delegados o consulta a la base, los resultados arrojados vía encuestas, es un camino que ha dado en  lo general “óptimos resultados”.

Trascendió además, lo sucedido en el restaurante del “Lago” en el bosque de Chapultepec el pasado 15 de octubre en donde participaron Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa, José Francisco Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, en donde en ningún momento hubo rispidez o desencuentros.

Es más Héctor y Pepe ratificaron ante el máximo dirigente priista su alianza indisoluble y respeto a la decisión del partido.

Así pues, se confirma a este reportero en esta sede priista, que el tema fue la unidad, la disciplina al partido y responder a consensos. Tan solo hay que aguardar los tiempos, tal como sucedió hace seis años “cuando se abanderó a Javier Duarte”.

Manlio, luego de tres horas de diálogo se tuvo que disculpar por abandonar la comida ya que se presentó una contingencia de salud con uno de sus consanguíneos, lo cual obligó a que concluyeran el convivio un poco más tarde  Gamboa, Pepe y Héctor.

Antes de retirarse el sonorense se comprometió ir para adelante sin dilaciones, distracciones o rupturas en este tema sucesorio que ha resultado tan candente en estos últimos días.

Guardar la distancia pero con respeto a la institución fue el acuerdo, así como adecuar los tiempos de cara a la inclusión transitoria de Silva Ramos al frente de la dirigencia estatal del PRI, no más.

Ese mismo 15 de octubre, día de la comida, se convocó a los senadores de manera respetuosa, pero no obligatoria, a acudir al evento de asunción del arriba citado, misma que en ese momento declinó Pepe Yunes, dado su compromiso con la Comisión de Hacienda y Crédito Público que encabeza en el Senado de la República en donde el tema más importante del año es el análisis y aprobación del Presupuesto de la Federación 2016.

Para el caso de Héctor Yunes Landa, por la distancia que guarda con el primer priista, Javier Duarte, producto del llamado “Cañagate”, comprometió, como lo hizo, su asistencia discreta y fuera de reflectores.

Así sucedió. La presencia institucional de Yunes Landa se dio “bajo protesta”.

El caso del nuevo dirigente tricolor, Alberto Silva Ramos.

Aun cuando se coincidió en lo intempestiva su llegada, se respeta la posición y decisión del primer priista veracruzano, Javier Duarte, en aras de la unidad e inclusión, a sabiendas que, tal como se observa en los usos y costumbres priistas a lo largo de casi un siglo, será el próximo candidato a la gubernatura quien fije las reglas del juego.

A final de cuentas, según se comentó a este reportero de parte de una fuente de primerísimo nivel del CEN del PRI, de lo que se trata es conservar la plaza ante el indiscutible crecimiento de la oposición y la realidad misma que se vive en estos momentos en Veracruz que de manera obligada habrá de transitar al rescate de la credibilidad y confianza entre el electorado para alcanzar la victoria.

De destacarse además el hecho de que el reto por cumplir es por la de dos, pero también por la de seis.

El gobierno bianual 2016-2018 deberá sentar las bases para consolidar el proyecto priista 2018-2024, en el marco de la sucesión presidencial. Es decir, de la victoria priista el año próximo depende garantizarle al PRI una importante reserva electoral en la cual se apoye la continuidad tricolor en Los Pinos.

En el encuentro, Manlio Fabio Beltrones escuchó de viva voz el punto de vista de los dos senadores sobre la situación que vive Veracruz, las expectativas de victoria y el capital político que cada uno guarda.

No hubo disenso.

Emilio Gamboa Patrón fue testigo de piedra y su asistencia es producto más que del compadrazgo que guarda con Manlio, a que tanto Pepe como Héctor pertenecen a la bancada priista del Senado de la República, que encabeza el propio Emilio.

En cuanto a las posibilidades de Alberto Silva o Erick Lagos de integrarse a la terna, en ningún momento se trató el tema y se quedó en que solo de los dos citados –Héctor o Pepe- saldrá el candidato a la gubernatura.

La inclusión de estos personajes de la Fidelidad, al paso de los días, solo fue consecuencia de una filtración mediática de parte de un personero de Palacio.

El tema, a valores entendidos es pues, que el DF ya decidió por donde transitar. Ya existe un acuerdo tras la decisión del primer priista Enrique Peña Nieto y Veracruz va rumbo al cambio en diciembre.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.