La sucesión no será sólo “del hombre por el hombre”

- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / Lector, me voy de puente de Día de Muertos, además de que se atraviesa el fin de semana. Pero cuando nos volvamos a encontrar el próximo martes estará corriendo ya el mes de noviembre, el último mes del quinto año de la actual administración del Gobierno del Estado, esto es, los últimos 27 días antes de que dé comienzo el último año de gestión. Entonces solamente le restarán doce meses para que concluya y, pese a todo lo que se diga y haga, comenzará la caída libre.

Algunos columnistas de Xalapa tenemos la misma versión de fuentes serias, confiables: que en la comida del 15 de octubre en el restaurante “El Lago” en la ciudad de México entre el dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, el líder de la bancada priista en el Senado, Emilio Gamboa Patrón, y los senadores veracruzanos José Francisco “Pepe” Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, el tema único fue la sucesión gubernamental el próximo año.

Ahí habría quedado definido ya que sólo de entre ellos dos, y nadie más, saldrá el candidato a suceder al gobernador Javier Duarte de Ochoa. La reunión habría sido para confirmárselos aunque sí les dejaron una tarea: póngase de acuerdo quién de los dos va, o, en última instancia, será elegido el que esté mejor posicionado ante el electorado. A los dos les habría quedado muy claro y habrían optado por seguir compitiendo a ver quién llega a la meta primero.

Una versión extra que tengo, de fuentes en la ciudad de México allegadas al CEN tricolor, es que en la visita del líder nacional del PRI el sábado pasado a Boca del Río, Manlio habría sido muy claro con el jefe político y priista del Estado, Javier Duarte, en el sentido que venía a darle posición al dirigente estatal de su partido, que no el candidato.

Ese sábado, entre tanto barullo por la inconformidad interna que provocó la llegada de Alberto Silva a la dirigencia, se perdió la declaración que hizo Beltrones al término del Consejo Político. El sonorense fue muy insistente en mencionar a dos grandes figuras políticas veracruzanas: don Jesús Reyes Heroles y don Fernando Gutiérrez Barrios, “dos personalidades políticas, sólidas, muy fuertes y diferentes”, uno ideólogo el otro pragmático que “nunca perdieron el objetivo”.

Anunció entonces que se va a construir un proyecto político “al estilo Reyes Heroles” –“honraremos al mejor ideólogo del PRI”–, proyecto al que le puso ya nombre: “Diálogos del Veracruz que queremos”, el que sustentó con un: “porque te queremos Veracruz, es que queremos dialogar sobre qué es lo que tú quieres, y a través de ese proyecto habremos de encontrar al mejor hombre o a la mejor mujer que se encargue de encabezar”. Dijo que en esta semana que termina se empezaría a trabajar en dicho proyecto.

Entonces los reporteros le preguntaron si  el cambio de dirigencia que se acababa de dar no “lastimaba” al PRI “por dentro”, ante la inconformidad de los senadores Pepe y Héctor. La respuesta fue muy clara: “Lo que hoy hicimos en Veracruz fue proveer la legalidad y la institucionalidad como el PRI lo acostumbra dentro de la dirigencia priista. Ellos habrán de ser quienes conduzcan los diálogos del Veracruz que queremos, de tal suerte que todos estarán convocados a decir su verdad”.

Fue muy claro: “Nosotros no nos vamos a perder en la ruta de la simple sucesión del hombre por el hombre (subrayado mío), sino del hombre o la mujer por el proyecto del Veracruz que queremos” y dijo que no se habrá de tomar una decisión hasta que se tenga un programa de gobierno.

Al final, perfiló al hombre al que habrán de escoger. Dijo que primero será el programa, “de tal suerte que aceptando el proyecto habremos de revisar la pertinencia entre popularidad, acercamiento con los sectores y aceptación por parte de la militancia y los simpatizantes para saber que es nuestro mejor candidato”.

Manlio fue claro, ¿no? Cuando haya candidato, a principios del próximo año, en no más de noventa días, la caída será vertiginosa y seguramente estaremos llenos de novedades.

Me equivoqué

“Ora si me fallaste David sí votó a favor”. Vía Whatsapp una lectora amiga me escribió para corregir mi falla. En efecto, tristemente, el diputado local David Velasco Chedraui votó a favor de la contratación de financiamiento público para restructurar la deuda pública, algo así como echarle dinero bueno al malo. El único que se salva, pues, es el diputado Ricardo Ahued Bardahuil.

Nunca es tarde cuando de reparar un grave error se trata. Luego del huracán mediático y en las redes sociales que le cayó encima por el tema, el gobernador Javier Duarte de Ochoa se disculpó públicamente –vía Twitter– con la señora Araceli Salcedo “por no haberle dado la atención debida cuando coincidí con ella en la Cd. de Orizaba”.

El viernes pasado, Duarte había sido increpado por la señora Salcedo por la desaparición de su hija Fernanda Rubí hace tres años. El gobernador se limitó a responderle que le iba “a decir al fiscal  general” pero no se detuvo, todo lo cual fue videograbado y luego difundido con efectos devastadores para la imagen del gobernante. Ahora le ofreció que la recibirá este día “en una cita formal, dándole la importancia que merece su caso”, pero ella ahora propuso una nueva fecha con una reunión pública y frente a los medios.

La disculpa ha estado muy bien y el gesto tiene que reconocérsele. Ha hecho lo correcto y, ahora sí, ya se ve, no pasa nada cuando se corrige el yerro. Claro, la paliza que recibió en los medios y en las redes ya nadie se la quita. Pero nunca es tarde para rectificar el camino. El gobernador, pues, ha ofrecido disculpa pública, ¿y el señor Silva Ramos cuándo lo va a hacer con los familiares, alumnos, amigos y toda la comunidad educativa de Xalapa por haber manchado la memoria del distinguido maestro Alfonso Gorbea Soto, pues aunque ahora lo niega (la lista que filtraron sus amanuenses el lunes traía un encabezado: “Beto Silva cumplió su palabra y la hizo pública”, y el martes volvió a insistir: “Se dará a conocer otra lista de 2 mil 173 ‘aviadores’ más: Silva Ramos”), él mismo declaró en conferencia de prensa que daría a conocer una lista de “aviadores”? ¿Cuándo se va a disculpar públicamente porque involucró a otros maestros que sí trabajan y a los que dañó en su prestigio? El Gobernador ya puso el ejemplo.

Al menos el gobernador de Oaxaca, Gabino Cue, ya no se aguantó y públicamente expresó su estado de ánimo por los escándalos que lo envuelven, igual, por la exhibida que le dieron cuando denunciaron una mansión de su propiedad valuada en 7 millones de dólares, tener una oficina VIP en la ciudad de México por la que paga una renta de 200 mil pesos mensuales, y haberse mandado a construir un baño exclusivo en el Auditorio Guelaguetza por el cual pagó 1.5 millones de pesos aunque, según una evaluación del diarioReforma, tiene un costo de 290 mil pesos.

“Estamos cansados de tantas notas a veces muchas negativas, de tanta energía negativa, de descalificaciones, de guerra sucia”, dijo (Virgilio Sánchez, Reforma, 28/10/2015). Pues sí, señor Gobernador. Pero ya deje de robar. Imagínese cómo están sus paisanos oaxaqueños de padecerlo. Que le hayan puesto al descubierto sus trastupijes no es ninguna guerra sucia.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.