Ola de violencia eleva índices de obesidad

- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. El estrés y la depresión generados por la ola de violencia y la crisis financiera motivan a las personas a comer por ansiedad y caer en la obesidad o el sobrepeso, alertó la exdirectora del área de Ciencias de la Salud de la Universidad Veracruzana (UV), Alejandra Garcimarrero Espino.

La entrevistada comentó que estos problemas de salud pública se relacionan directamente con conductas alimenticias disfuncionales.

Veracruz ocupa uno de los primeros lugares a nivel nacional en cuanto a obesidad infantil y el segundo por el número de fosas clandestinas que han sido halladas. Además, es el quinto lugar más peligroso en el mundo para ejercer periodismo; en los últimos cinco años han sido asesinados más de 15 comunicadores.

Durante el Foro de Investigación en el Marco del Día Mundial de la Alimentación, consideró que los mismos padres de familia educan de manera inadecuada a sus hijos en materia alimenticia.

«Padres o adultos educan a los hijos y para tranquilizar, callar o calmar la conducto de un niño lo más fácil es darles de comer, lo vemos desde que nacen, chilla un niño y piensa uno que hay que estarlo amamantando o darle leche y no sabemos si es algún otro motivo, como el dolor».

Por otra parte, Garcimarrero Espino indicó que los gobiernos y las empresas transnacionales deciden comercializar alimentos transgénicos porque son más económicos.

«Es lo que hoy vende, son manipulaciones genéticas de productos que a la larga salen más baratas».

Sin embargo, admitió que éstos son dañinos para la salud y cancerígenos, toda vez que existen investigaciones científicas que lo avalan.

«No solamente son cancerígenos, sino que también generan trastornos en el metabolismo, incluso eso repercute en los niveles de concentración de la gente y de los niños y si están en una edad de desarrollo cognitivo, claro que afecta también su evolución intelectual, por supuesto».

Ante tal situación, consideró que los legisladores, tanto federales como locales, deberían promover y crear leyes estrictas que impidan la comercialización y distribución de alimentos transgénicos por el daño a la salud que representan.

«Yo creo que en México falta mucha regulación en todos los sentidos, uno es en cuanto a los alimentos. México es uno de los países donde menos regulación hay a nivel mundial», remató.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.