“No hay historia, hay historias”

- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / “Yo quisiera decir del periodismo lo mismo que decía Carpentier de la literatura: nunca he utilizado la pluma para herir; sólo creo en la literatura que construye, no en la que destruye”.

Este pensamiento guió durante toda su vida profesional y mientras escribió y publicó al periodista Froylán Flores Cancela, uno de los mejores periodistas y columnistas políticos que ha tenido Veracruz en su historia, acaso el mejor de la segunda mitad del siglo pasado junto con Bartolomé Padilla que publicaba enEl Dictamen.

Luis Gástelum, escritor y periodista también, recordó ayer a Froy en un artículo que publicó en el semanario Punto y Aparte, que el pasado 2 de octubre cumplió 37 años y que fundó el Premio Nacional de Periodismo.

Por ese motivo, pero más que nada porque ayer cumplió 81 años de vida uno de los referentes del columnismo político de Veracruz, durante un desayuno de la familia Punto y Aparte le rendimos homenaje al amigo, en mi caso particular a mi maestro de periodismo, a mi mecenas, y a quien he llegado a considerar mi segundo padre a falta de mi padre biológico muerto cuando yo era muy joven.

Gástelum recordó que como una sentencia de su biografía, Froylán escribió alguna vez que “No hay historia, hay historias”, y que también dijo que “Reescribir la historia acaba siendo un retorno a la meta y una aproximación al final”.

Copio a Gástelum: “Nació en Misantla un sábado del año de 1934. Y hoy por sus ojos pizpiretos se asoma la vejez como un rocío de invierno. Aún así, lo primero que denota su rostro es una paz moncal y lo realza cuando junta la yema de todos los dedos de ambas manos y las coloca a la altura de la barbilla para devolver su sentir del tema en cuestión. De hecho, su semblante taciturno lo envuelve un halo de sacerdote prudente. Pero su verdadero sacerdocio es escribir y contar historias, propias, oídas y leídas, para lo que se sirve de una memoria prodigiosa, comparada con la del Memorioso borgiano. Y su ministerio se extiende a opinar con mesura, sin aspavientos y siempre fiel a sus principios. Nunca se le ha escuchado comentar algo que no sea meditado una centésima de segundo antes de hablar. Pero su rostro de clérigo de frente memorable impresiona por las pocas arrugas en una cara más bien escurrida, de tristeza perenne, que remata en un mentón fresco y bien rasurado, ya sin el bigote de antaño. Su corte natural de pelo, aunque sin copete y un poco más ralo y aplanado, sigue siendo el del joven que aparece en las fotos con don Rubén (Pabello Acosta) y el presidente López Portillo cuando le entregó el Premio Nacional de Periodismo, con el poeta cubano Nicolás Guillén en el puerto de Veracruz y García Márquez, cuando visitó Xalapa y lo entrevistó y le confesó que como no caía  Pinochet volvería a escribir y su regreso sería Crónica de una muerte anunciada”.

Añado algunos datos. A Froy lo llegó a buscar el mismísimo don Jesús Reyes Heroles en Xalapa impresionado por su memoria, su inteligencia y su cultura política, y recuerdo muy bien aquella mañana en que lo invitó a que viajara con él hacia el puerto de Veracruz para tomarse un “caldo largo” de pescado y en cuyo trayecto aprovechó para entrevistarlo de memoria porque Froy nunca usaba papel ni lapiz menos grabajadora (todavía no se inventaban); como recuerdo también cuando el presidente Carlos Salinas de Gortari lo distinguió visitándolo en la casa de su familia en Misantla, una distinción que nunca más ha tenido un Presidente con otro periodista veracruzano que yo recuerde; como recuerdo cuando él daba en su columna “Glosario del Momento” del Diario de Xalapa la primicia nacional de los gabinetes presidenciales y los mismísimos famosos columnistas políticos de entonces Ángel Trinidad Ferreira y Francisco Cárdenas Cruz –don Jesús Reyes Heroles los llegó a considerar verdaderos politólogos–, que escribían la columna “Frentes Políticos” de Excelsior, le llamaban por teléfono a la redacción del Diario para que les confirmara los nombres que había dado antes que ellos; como recuerdo cómo lo distinguía la entonces directora del periódico El Día de la ciudad de México y lo invitaba a colaborar el maestro José Pagés Llergo en la mejor época de la revista Siempre!; como recuerdo cuando el gobernador Rafael Hernández Ochoa le quiso hacer un homenaje por su Premio Nacional, y por sus méritos el entonces rector de la Universidad Veracruzana, Roberto Bravo Garzón, le quiso entregar un doctorado Honoris Causa,distinciones que él rechazó con mucha humildad por no creerse merecedor de ellas no obstante el personaje que era.

Festejamos, pues, ayer a Froylán Flores Cancela, a quien acompañó su esposa Tita Guadalupe Souza Escamilla y el actual director de Punto y Aparte Bejamín Domínguez Olmos, así como amigos y colaboradores de la publicación, que nos consideramos una familia y seguimos reconociendo a Froy como nuestro guía. Dios lo conserve muchos años más. Soy mucho su hechura profesional. Si algo tengo de bueno en este oficio se lo debo en gran parte a él, quien además con su ejemplo personal me dio la mejor lección de humildad, modestia y sencillez con la que trato de conducirme todos los días, y no quiero dejar de reconcerlo públicamente.

El aumento, consumatum est

Palo dado ni Dios lo quita. Como se esperaba, por mayoría se aprobó ayer en la Legislatura del Congreso local el aumento al impuesto a la nómina. Un amigo experto en el tema me ilustró ayer. No va a proceder el amparo de los empresarios porque está contemplado legalmente. Para él, el problema es de apreciación y del momento en que se ha dado, esto es, desde 2013 tanto el Gobierno Federal como el Gobierno del Estado y los gobiernos municipales pagan el 3% de ese impuesto en Veracruz, pero desde entonces debió haberse hecho la homologación, porque a la Iniciativa Privada se le dejó que siguiera pagando el 2%.

Pero nadie ha explicado eso y tampoco se sensibilizó a los causantes que se consideran ahora afectados. La apreciación es por la sospecha que se tiene de que no se hará buen uso del recurso ,y el momento, por la crisis  económica que hay en el estado por la falta de pagos, la gran deuda que se tiene y la desconfianza que hay de los empresarios de que no se quiere para otra cosa más que para pagar deuda, pasivos, no para proyectos y lo demás que se ofreció.

Independientemente de los aspectos técnicos y legal del asunto, lo cierto es que ha quedado muy dañada la relación entre el empresariado veracruzano y el gobierno estatal, y tendrá que actuarse con mucha transparencia si se quieren limar asperezas y recobrar confianza y credibilidad. Pero no sera fácil que se logre.

¿Cambios en el Gobierno?

Que estaría por darse algún movimiento, posiblemente un enroque, en el equipo del Gobierno del Estado, y que en 2016 estaría por volver a Veracruz, con apoyo del presidente Peña Nieto y la iniciativa del exgobernador Miguel Alemán, la cumbre económica de carácter internacional que creó en su gobierno y que se celebró en el World Trade Center hasta que acabó con ella el entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.