El duro golpe para los dueños de estacionamientos

- en Opinión

Tomás R. Domínguez Sánchez / Para cuando esta columna se publique, ya estará en vigor el nuevo Reglamento de Tránsito y Seguridad Vial para el estado de Veracruz y con ello una nueva etapa que afecta la esfera jurídica de todos, porque de ahora en adelante se repartirán infracciones casi por todo, y es que el Reglamento contiene disposiciones jamás hechas, porque es cierto, que el anterior era un  tanto obsoleto en algunas cosas, el nuevo contiene muchos supuestos punitivos porque lo que hace es sancionar de una forma nunca antes vista, también es cierto que la sociedad evoluciona y el derecho no puede quedarse atrás, debe evolucionar, pero de eso a que se permita que se ponga en vigor una normatividad que lesiona gravemente a las normas ya establecidas, hay un mundo de diferencia. Hemos sido testigos de las correcciones, y que por cierto no han sido las correctas, que se le han hecho al famoso Reglamento y hasta de la prorroga que dieron para su entrada en vigor.

De todos los preceptos que contempla el nuevo ordenamiento, está la regulación que permite meter en cintura a los estacionamientos públicos que durante muchos años operaron como quisieron, como pudieron o simplemente como Dios les dio a entender, con este capítulo de la Ley de Tránsito y Seguridad Vial se establece que de ahora en adelante el Gobernador del Estado establecerá la tarifa que deberán cobrar dichos establecimientos, debiendo observar el monto del salario mínimo, la demanda y la oferta de los estacionamientos, antes esto no se hacía porque cada quien cobraba lo que mejor les parecía, algunos tienen una tarifa fija para todo el día, otros tienen acuerdos con establecimientos comerciales para que con un sello no te cobren el uso de algún espacio, esto en las plazas comerciales, otros no cobran fracción, es decir, si usas el estacionamiento unos minutos después de cumplir una hora, te cobran la hora siguiente; y así, hay lugares destinados para estacionamientos y otros que han sido habilitados porque se dieron cuenta que resultaba ser un buen negocio ya que se encontraba al margen en cuanto a su regulación específica.

Lo terrible del cómo venían funcionando y prestando sus servicios estos establecimientos es que lo hacían sin ninguna regulación, a nadie se le había ocurrido hacer algo por estos lugares, pero hablando legalmente cuando una automóvil utiliza un estacionamiento, se celebra en ese momento un contrato de depósito, que se encuentra normado en el Código de Comercio, pero se celebra con muchas irregularidades porque por ejemplo, ninguno de los establecimientos se hacía responsable de los daños o pérdidas que se pudieran presentar con los automóviles aun cuando el mismo Código establece que el depositario está obligado a conservar la cosa, objeto del depósito, según la reciba, y a devolverla con los documentos, si los tuviere, cuando el depositario se la pida. En la conservación del depósito responderá el depositario de los menoscabos, daños y perjuicios que las cosas depositadas sufrieren por su malicia o negligencia, así pues que con esa estipulación de no responder por robo o daños viola esta disposición federal.

De este mismo modo operaban sin ninguna restricción en cuanto al precio que cobraban por cada hora de estacionamiento porque en ninguna ley, reglamento o norma existía una regulación específica para este rubro y todos siempre hacían lo que querían, porque no te cobran por fracción sino la hora completa, así llegaras medio minuto después de la hora ya tenías que pagar la segunda hora completa y para que nos quede más claro, recientemente en el estacionamiento de Plaza Cristal, aquí en Xalapa, dejaron de tener tolerancia, es decir, antes se podía permanecer dentro del estacionamiento hasta 15 minutos sin tener que pagar absolutamente nada, ahora ya no es así, en cuanto sale de la máquina tu ticket de estacionamiento, así tardes unos segundos, tendrás que pagar la hora completa.

La nueva Ley de Tránsito y Seguridad Vial para el estado contempla la regulación de estos establecimientos, obligándolos a contratar seguros para que puedan responder por los posibles daños y pérdidas que puedan sufrir los automóviles durante su estancia en el lugar, así que después de todo, y solo en este tema el de los estacionamientos, esta regulación ha sido muy bien recibida por los usuarios de estos comercios ya que proporciona seguridad en su patrimonio y al fin se les pone un alto a los dueños, solo bastará esperar a que de verdad se cumpla todo lo que la ley dice.

 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.