Felices sueños, señor gobernador

dormir“Javier Duarte no perdió el sueño cuando le fueron a arrojar decenas de muertos enfrente del World Trade Center de Boca del Río; no perdió el sueño cuando acribillaron a Milo Vela, a su esposa y a su hijo; no perdió el sueño cuando le fueron a arrojar en pedazos al Chino Báez, a unos metros de Palacio; Javier Duarte no perdió el sueño cuando encarceló a los twitteros; tampoco perdió el sueño ni las ganas de vacacionar por los más de treinta muertos que fueron arrojados y encontrados la semana pasada en diversas zonas del centro del estado, particularmente la capital; Javier Duarte no perdió el sueño cuando asesinaron a Regina Martínez, es más Javier Duarte, sin necesidad de ansiolíticos, ha logrado conciliar el sueño a pesar de los 13 periodistas asesinados en Veracruz antes de la muerte de Rubén Espinosa”. Lo comenta Armando Ortiz en su Viernes Contemporáneo

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.