El talentoso señor Flavino

- en Avenida Principal

alto“¿Se supera ese dolor?”, le preguntamos al secretario. “No, nunca se supera”. “Secretario -me atreví a decirle- a veces uno quisiera volver el tiempo, digo, como esas películas en las que algunos vuelven al pasado y evitan que Hitler llegue al poder para evitar el holocausto. Saber que estuvimos así de cerca para evitar que un sujeto como Fidel llegara a ser gobernador, no sé, pero da qué pensar. No me cabe duda de que Veracruz hubiera sido otro”. “Y yo hubiera sido otro”, contestó categórico.
El secretario sonrió tranquilo y nos dijo: “Si yo hubiera sido candidato, seguro hubiera perdido mi matrimonio, en ese momento mi esposa me necesitaba más que nunca y creo haber tomado la mejor decisión”. Poco a poco el dolor cede. Nos muestra las fotos de sus nietos, quienes le cayeron con todo para pasar las vacaciones con él. Ellos no sólo llegaron de vacaciones, llegaron a su vida para aliviar un poco su dolor. Flavino sonríe cuando nos habla de ellos”.

Parte de lo publicado en el Viernes Contemporáneo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.