Los maestros rurales, gigantes olvidados por políticas educativas del Gobierno Federal

Maestros rurales, unos de los pilares importantes de la educación en México FOTO: WEB

La educación en México descansa en los hombros de muchos maestros rurales, varias generaciones de profesionistas aprendieron a leer y escribir gracias a maestros que tenían que viajar varios kilómetros para dar clases, algunos de ellos dejando atrás comodidades y familia. Por eso, en algún momento al magisterio se le llamó apostolado. Y es que ser maestro o maestra rural es sin duda el mejor ejemplo de esfuerzo, dedicación y servicio.

Efectuar la labor docente en pueblos donde su atraso social, educativo y cultural es notorio, no es tarea fácil, se requiere de hombres y mujeres comprometidos no sólo con su trabajo, sino también con la comunidad. Ser maestra(o) rural los convierte en arquitectos, enfermeros, psicólogos, amigos, padres, trabajadores sociales y muchas veces los lazos comunitarios se llegan a convertirse en lazos familiares.

Y es que la labor docente no se limita sólo a las paredes del aula escolar ni al sacrificio personal, trasciende el espacio y procura sin duda brindar a todos los mecanismos necesarios para acceder a una mejor calidad de vida, mediante la gestión de carreteras o la construcción de aulas.

El 40 por ciento de las escuelas de educación básica que hay en México son rurales, la gran mayoría son multigrado y atendidas regularmente por maestros recién egresados. Desgraciadamente estos docentes llegan a aulas mal equipadas y con fuerte atraso tecnológico.

Diego Juárez Bolaños, investigador del Conacyt y responsable técnico de la Red de Investigación de Educación Rural, declaró: «Numéricamente son muy importantes, no obstante, esa proporción no está reflejada en las políticas educativas, ya que la mayoría de las políticas no están dirigidas hacia ellas». En otras palabras, el Gobierno Federal no ha podido saldar la deuda con los maestros rurales.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Es difícil que una escuela funcione si muchas ni siquiera tienen lo básico, como el baño o un techo. Peña le quitó el presupuesto a Conafe quien se encargaba de construir y mejorar las escuelas rurales. A ver si este gobierno se acuerda que los niños del campo también son mexicanos aunque vivan muy lejos de los pueblos principales y le regresen el presupuesto a las dependencias que si ayudaban

  2. En conafe los preescolares, primarias y secundarias son atendidos por miles jóvenes que prestan servicio social, con nivel de secundaria la mayoría. Y a cambio les dan un apoyo de miseria. Figurense la calidad educativa. Es una vergüenza digan lo que digan porque conafe es ya una institución política con profesores comisionados pero están en oficina o quién sabe dónde.

  3. Tienen razón y lamentablemente estos aspectos no los consideran las evaluaciones devastadoras porque allá en las zona marginadas es donde uno demuestra ser maestro y aprender a hacer con lo que se tiene a la mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *