Día de elecciones

Elecciones 2018 FOTO: WEB
- en Opinión

Édgar Landa Hernández / Desde días antes me había llegado una notificación en el cual me ponían sobre aviso que había sido seleccionado para ser funcionario de casilla. Una chica que labora en el INE, fue el vínculo para recibir el nombramiento, por cierto muy simpática y agradable, otorgándome los pormenores de cuáles  serían mis funciones y sobre todo lo relevante que sería participar en esta contienda electoral, creo yo ¡la más importante de la historia de nuestro país! y que yo haya visto a mis 47 años. Y sin más acepté la propuesta.

Quería yo cerciorarme de cómo se desarrolla todo el proceso de una casilla, desde la instalación de la casilla, el recibimiento de los ciudadanos que acudirían a votar así como contabilizar los sufragios de nuestros compatriotas. Estas elecciones fueron las más copiosas que se tenga memoria, ya que en nuestro estado se elegiría no únicamente al presidente de la república, también habría de elegir a diputados federales y locales así como la de senadores, y por supuesto la de gobernador de nuestro bello estado.

La cita para todos los funcionarios de casilla se llevó a cabo puntualmente a las 7:30 am. Teniendo 30 minutos de plazo para armar urnas y casillas, poner todo en orden, así como colocar los crayones con los cuales habrían de marcar el partido de su elección. Y a las 8 a.m. estaba todo listo para iniciar la jornada electoral.

Mucha gente conocida se dio a cita desde temprano para emitir su sufragio, jóvenes y adultos, así como personas de la tercera edad participaban esmeradamente para que su voto fuera contabilizado y así tener el orgullo de haber participado en esta justa apocalíptica. Madres jóvenes de la mano de sus vástagos hacían cola esperando su turno y que sus hijos aprendieran este deber cívico que nos otorga nuestra constitución.

Una modesta señora ya entrada en años, con cierta pena nos preguntaba el mecanismo de la elección, al darle sus cinco boletas electorales, no sabía ella como efectuar su voto, posteriormente nos diría que la causa era que nunca aprendió a leer y a escribir. Sentí tristeza al escuchar sus palabras, quizás la señora no tuvo la oportunidad de ir a la escuela, o tal vez sus padres no tenían los recursos para enviarla a que aprendiera las letras. Pero aun así ella estaba feliz de participar. Todo se desarrolló como Dios manda, en un orden sin igual, lleno de camaradería y amistad.

La jornada llegó a su fin alrededor de la 1: am. Ya todos los funcionarios estábamos exhaustos, pero con un grato sabor de boca. Al  final, creo yo que los que ganamos fuimos todos los mexicanos, ya que todos estamos en la misma línea. Mi agradecimiento a todos los compañeros de casilla, a la señorita Claudia, representante del INE y capacitadora que se esforzó al máximo para que no tuviéramos contratiempos.

En México triunfó la democracia.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *