CGCS: el factor Robles

Robles
José Pablo Robles Martínez FOTO: ENLACE VERACRUZ 212
- en Opinión

José Ortiz Medina / La rumorología sobre quién llegará a la silla de Comunicación Social del gobierno del estado está a todo lo que da. Mencionan, por ejemplo, a Fanny Yépez, pero hasta donde se sabe, a la colega podrían mandarla a esa misma responsabilidad pero en la Legislatura estatal; pero no será tarea fácil que obtenga esa posición que disputa hasta con los dientes Margarito Escudero, asesor de prensa de Amado Cruz Malpica, diputado que logró reelegirse y que probablemente seguirá siendo líder del grupo legislativo de Morena y consecuentemente futuro presidente de la Junta de Coordinación Política, lo que a su vez le dará al legislador todo el control y poder administrativo de esa soberanía.

Un grupo de reporteros está apoyando fuertemente a Fanny, pero ya nos enteramos que sus malquerientes (¿alentados por Margarito?) van tratar de atacar a la ex conductora de noticiarios  radiofónicos, con cosas –dicen– de su pasado: que de su relación con Fidel Herrera, de su amistad con Gina Domínguez,  que de sus nexos con Bermúdez, que le debe dinero a sus colaboradores, etc… etc

A propósito de esto, bien decía el extinto Yayo Gutiérrez,  “¿quieres saber quién es realmente tu padre (se refería al papá biológico) … ¡métete a la política”!

En resumen, quien tendrá mano para incidir en la designación del próximo titular de CGCS será el director general de Imagen de Veracruz, Diario del Istmo y la agencia digital de noticias, Imagen del Golfo, José Pablo Robles Martínez. Se hizo famoso porque Fidel Herrera lo calificó como “succionador profesional” (¿acaso no tenía “llenadera”?). Hay constancia en audio de ello.

Ya hay quien dice que este periodista podría proponer a su hijo el Biólogo Pablo Robles Barajas pero como se vería muy obvio el influyentismo,  finalmente pretenderían impulsar a alguien de esa casa editora. Pablo Robles Barajas es el mismo que este miércoles que (¿por error?) insertó fotos de mujeres desnudas en un chat de reporteros, lo que generó el repudio y desaprobación, sobre todo de las tundeteclas.

El bien informado reportero Rodrigo Barranco posteó en su cuenta de Twitter que dos de esos prospectos serían Silverio Quevedo y Víctor Cisneros. De Silverio dudamos que vaya aceptar, habida cuenta de que tal vez prefiera atender de tiempo completo asuntos familiares que lo ocupan desde hace ya un buen rato, o al menos que finalmente decida sacrificar un poco a la familia. Víctor no estaría mal, pero se duda que pueda con el paquete.

Lo cierto es que la opinión de Robles Martínez pesará mucho al momento de tomar la decisión de quién ocupará la titularidad de tan importante área de gobierno. Y tendrá mucho peso lo que diga u opine el Maestro Robles porque él ha sido desde hace tiempo asesor en materia de medios de comunicación del candidato ganador a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador. Tampoco se puede soslayar el dato de que su esposa, doña Roselia Barajas, conocida activista de la izquierda, es de igual forma muy cercana a AMLO.

Este mismo grupo político-periodístico es el que estaría también impulsando al diputado federal electo Rafael Hernández Villalpando para la Secretaría de Gobierno. No estaría mal porque Rafael trae buen cartel. Fue Subsecretario de Gobierno, rector de la Universidad Veracruzana, alcalde de Xalapa, y en sus años mozos trabajó en la Secretaría de Gobernación, en la época en la que la información privilegiada y el espionaje político eran herramientas fundamentales para ejercer el poder. Hernández Villalpando es sin duda un tipo inteligente y acaso hasta brillante. Sólo tendría que aprender a controlar su irascible carácter (¿sigue siendo “metodista”?), el mismo que en el pasado lo metió en tremendos apuros. Cabe agregar que a su vez Rafa es muy cercano a AMLO. En la gestión villalpandista, Arturo López Obrador, hermano de ya saben quién, fue colocado en el área de la Secretaría de Desarrollo Urbano de esa administración municipal, cuya titular fue Yolanda Gutiérrez Carlín.

Por lo que se advierte, pocos serán los cargos que Cuitláhuac García decida para su gabinete. Estará copado. Muchos se los impondrá López Obrador, en pago de facturas a destacados morenistas que se la jugaron con él no de ahora, sino desde hace muchos años, algo muy similar a lo que le ocurrió al alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez, a quien le “clavaron” muchos colaboradores procedentes de la Ciudad de México, Oaxaca, Puebla y Tabasco. Ya veremos a muchos fuereños incrustados en áreas estratégicas del gobierno estatal. Y no es que seamos xenofóbicos, pero como es bien sabido, estos funcionarios maltrataron a los empleados. El caso más paradigmático fue el de un fulano que en CMAS despidió de manera humillante y grosera a una modesta trabajadora. Hubo constancia del hecho, pues hasta un audio circuló de manera profusa en redes sociales. Lo peor es que de manera torpe e insensible, Hipólito justificó la contratación de estas personas ajenas a la realidad xalapeña e incluso, insinuó que podrían ser mejores que los locales.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *