Historia del Hospital Civil de Xalapa

Cartificación
Hospital Civil de la ciudad de Xalapa
- en Opinión

Jorge Díaz Bartolomé / En esta ocasión comentaremos sobre una institución médica con 155 años de servir a la región: el Hospital Luis F. Nachón.

El doctor Sebastián Cánovas y Pérez de Tudela llegó a Xalapa en el año 1844 procedente de Sotana, Andalucía en España, en su estancia en esta ciudad desarrolló cariño por ella y sus habitantes. Durante la invasión norteamericana en 1847 intentó liberar a Ambrosio Alcalde y Jesus García, preparando su huida por una de las acequias que eran propiamente desagües pluviales y de los antiguos lavaderos pero ellos prefirieron no hacerlo y fueron fusilados; ante esta maniobra, Cánovas fue expulsado de Xalapa.

Años más tarde regresó a Xalapa y vio la necesidad de crear en la ciudad una institución hospitalaria de carácter civil que no dependiera de la iglesia ni del ejército; para este fin, reunió a un grupo de prominentes ciudadanos para que aportarán los recursos que se necesitarían para la construcción del hospital, uno de sus amigos don Francisco Gutiérrez y Fernández donó un terreno junto a una casa llamada “Las Arrecogidas” en la calle del mismo nombre (hoy Nicolás Bravo) y sobre ambas propiedades se construiría el tan esperado hospital.

La fecha oficial de la fundación del Hospital Civil de Xalapa fue el 1 de Marzo de 1862, esa fecha esta grabada en una placa de agradecimiento a Francisco Gutiérrez y Fernández (esta placa ha tenido varios reacomodos y actualmente se encuentra en un pasillo que lleva al área de maternidad)

El hospital dependía de una junta de caridad formada por varios señores prominentes y también por una junta de señoras. La primera para procurar la subsistencia material y la segunda para vigilar su buen funcionamiento.

Se dice que en el año 1865, el Emperador Maximiliano de Habsburgo visitó las instalaciones y fue precisamente Cánovas y Pérez quien se las mostró. Para el año de 1948, el Hospital Civil conservaba su viejo edificio con entrada por la calle de Nicolás Bravo que aún estaba empedrada.

Entre 1948 y 1949 se realizaron algunos cambios, se abrió una calle que comunicó Nicolás Bravo con Pablo Sidar (Actualmente Alonso Guido) para crear en esa misma arteria la entrada principal del hospital; esta calle fue llamada desde entonces doctor Pedro Rendón Dominguez, miembro en su momento de la Junta Médica.

Pero a quien se le debe el nombre actual es al doctor Luis F. Nachón, reconocido médico cirujano en su época y xalapeño de nacimiento; Nachón fungió como director del nosocomio, pero perdió la batalla contra la leucemia y en reconocimiento a sus méritos médicos, en el año 1956 el Gobernador del Estado Marco Antonio Muñoz le otorgó este nombre.

Actualmente podemos ver diariamente sobre la calle Alonso Güido a decenas de personas esperando a sus familiares internados.

Recordando este hospital xalapeño, merece ser mencionado el más antiguo del país, el Hospital de Jesus Nazareno (Hospital de Jesús) en la Ciudad de México, que se fundó entre 1521 y 1524, por orden de Hernán Cortés con el nombre de Hospital de Nuestra Señora de la Concepción de María Santísma (en el sitio que según los historiadores fue el encuentro entre el conquistador y el emperador Moctezuma, en 1519) para la atención de los indígenas. Su nombre actual data de 1663 cuando una indígena rica llamada Petronila Jerónimo llevó una imagen de Jesús Nazareno a la institución. Es el único hospital que se ha mantenido en servicio desde su fundación y se especializa en atender a personas de todas las clases sociales, especialmente a los que cuentan con pocos recursos.

Se encuentra ubicado en Avenida 20 de Noviembre y ocupa la manzana completa, entre ésta avenida y la Avenida Pino Suárez, Centro Historico de la CDMX.

Con información de Héctor Strobel del Moral

Si tiene usted algún comentario, puede escribirnos a [email protected] o visitando la página de Facebook: Xalapa Antiguo, Análisis y Opinión.
Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *