¡Vamos de mal en peor..!

Cámara de Diputados FOTO: PEDRO MERA
- en Opinión

Tomás R. Domínguez Sánchez / 

La constitución es la guía que nunca abandonaré.

George Washington

Primer Presidente de los Estados Unidos de América.

Hace algunos días, en la Cámara de Diputados, se anunció una reforma que aparte de sacudir San Lázaro, cimbró a todos los profesionistas del País y ¿cómo no? Y es que a un Diputado del Partido Nueva Alianza se le ocurrió -porque en realidad fue una mera ocurrencia- proponer una reforma a la Ley Reglamentaria del Artículo 5o. Constitucional, relativo al ejercicio de las profesiones en el Distrito Federal, resulta que en un párrafo del texto de la exposición de motivos, en el planteamiento del problema, expone que “en Nueva Alianza consideramos necesario que periódicamente los profesionistas se sometan al escrutinio de la autoridad, a fin de dejar constancia de que son personas con igual o mayor grado de conocimientos y, por lo mismo, son poseedores de las habilidades y de la experticia que la cédula certifica”, de modo que, según el Diputado, la Ley Reglamentaria no toma en cuenta la superación y actualización periódica de los profesionistas y con su reforma pretende establecer vigencia de 6 años a la Cédula Profesional, además, el osado diputado argumenta que “se requiere que los profesionistas se mantengan en situación de satisfacer las necesidades del público demandante, sobre todo, en carreras como la medicina, que implica diversas ramas y especialidades, sean éstas la anestesiología, ginecobstetricia, odontología, oncología, enfermería, entre otras; así también, en el caso de psicólogos o psiquíatras y la misma condición se extiende a los abogados que ejercen las distintas disciplinas jurídicas, donde se requiere de expertos y no de chantajistas, pues el resultado de un mal ejercicio profesional puede derivar en ser privado de derechos como a la libertad, el patrimonio o la vida”.

La propuesta del Diputado de Nueva Alianza resulta contradictoria y absurda, porque no toma en cuenta, en primer lugar, el principio de supremacía constitucional, ya que el propio artículo 5° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como la Ley Suprema establece que “a ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos. El ejercicio de esta libertad sólo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, o por resolución gubernativa, dictada en los términos que marque la ley, cuando se ofendan los derechos de la sociedad. Nadie puede ser privado del producto de su trabajo, sino por resolución judicial”, es aquí en donde se interpreta que la única forma de restringir las libertades y derechos que otorga la Profesión a la que te dediques es mediante resolución judicial y no por una reforma a la Ley, así que dicha reforma se contrapone a lo establecido por nuestra Ley Suprema; por otro lado, la propuesta resulta absurda porque el Diputado que la presenta no tiene estudios profesionales, es decir, no tiene ni la más mínima y remota idea de lo tedioso, costoso y desesperante que es el trámite de una cédula profesional, ya que tarda meses, por ejemplo mi cédula tardó 7 meses y medio, y si no eres constante le anda llegando al año; por último, no contempla el impacto económico que tendría la renovación de la cédula cada 6 años, imagínense que a un profesionista que va al día, como normalmente se vive en el país, realizar un viaje a la ciudad de México implicaría un gasto innecesario y el impacto económico es considerable.

Deberíamos hacerle saber al representante “popular” que debe echarle una buena leída a nuestra Constitución Federal, además debemos decirle que proponga un examen de conocimientos y experticia en leyes para los diputados y senadores, porque el trabajo de legislador requiere un nivel excepcional en conocimiento del sistema jurídico de nuestro País, debería también proponer la actualización obligatoria para los que desempeñan cargos populares, es decir, si van a ser diputados 3 años, que se sometan a un proceso de evaluación cada año y medio, eso sí sería una gran reforma; también deberían proponer que para poder ser legislador uno de los requisitos sea, precisamente, ser licenciado en derecho con experticia en el ámbito jurídico.

Hablando de otras cosas…

Mucho se empezará a hablar de las actividades y eventos políticos en nuestro estado, pero muy pocos publicarán el trabajo de algunos jóvenes que destacan y desde su trinchera,  con todo el esfuerzo trabajarán día a día para buscar posiciones políticas, para que de esta forma puedan aportar y ayudar a la sociedad veracruzana; debo decir que si de jóvenes se trata, sabemos que hay importantes liderazgos en los diferentes partidos políticos, aunque muchos han crecido en las mejores condiciones, pero hay quienes han navegado en la adversidad y en condiciones difíciles y han demostrado la importancia de su trabajo y liderazgo político, en esta ocasión me refiero a Néstor Enrique Sosa Peña, él es un joven huasteco originario del municipio de Chontla, quien a sus 22 años ha logrado destacar en diversos escenarios de Veracruz; cursó la educación básica y media superior en su pueblo natal en el que siempre se le reconoció su capacidad académica e intelectual, gracias a ello logró ocupar los primeros lugares de aprovechamiento escolar, así como ocupar liderazgos estudiantiles, es un apasionado de la Oratoria y ha logrado representar a su municipio, región y estado en diversos concursos en los que ha resultado triunfador, además, es Licenciado en Derecho por la Universidad Veracruzana, en la que destacó por su gran liderazgo en la Facultad de Derecho; Néstor, es un joven con valores arraigados, con excelente preparación académica, con una humildad y sencillez notable camina y trabaja incansablemente en favor de los jóvenes de Veracruz, no hay que perderlo de vista pues seguro hará un gran papel político.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *