Los hijos de la fidelidad y los hijastros de Duarte dejaron en ruinas al PRI

PRI
Xalapa, Ver. Las instalaciones del comite estatal del PRI estatal FOTO: VICTOR HUGO MORENO/FOTOVER

En puro cascajo dejaron los lapidarios miembros de la fauna fidelista y duartista. En tan sólo 12 años acabaron con la historia de victorias del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Hoy sus instalaciones solo son un muro de lamentaciones. Muchos miembros de las viejas estructuras han abandonado no sólo el recinto, sino también al partido.

Como verdaderos buitres carroñeros, los hijastros putativos de la fidelidad hicieron de las suyas con las candidaturas en los tiempos en que se peleaban por ellas. El oriundo de Nopaltec asentó sus fueros mediante sus mandaderos. Un vasto desfile de personajes se dejaba ver en el PRI; desde amantes, segundos frentes, compadres, amigos de dudosa reputación, todos ellos vivieron en jauja.

Hoy sólo se ven los unos a los otros; los puestos son honoríficos, no hay billete que administrar ni espacios en las alcaldías para regidores y personal que apoyo de las fallidas campañas. Hoy el PRI veracruzano está de capa caída y mucho de esta situación se le debe a Javier Duarte.

Sus excesos y mal tino político dejaron al PRI en una situación lastimera, y como prueba ahí están los últimos resultados de las elecciones municipales. Por eso en el PRI, hoy más que nunca, urge una renovación completa.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*