Murat, pieza clave en el affaire millonario Duarte/Héctor Yunes

Murat
José Murat Casab FOTO: OAXACA POLÍTICO
- en Opinión

Édgar Hernández* / 

¡Las evidencias y el descrédito, aunadas la percepción ciudadana y la guerra mediática, lo hunden!

Uno de los dos principales asesores de Javier Duarte, el ex gobernador de Oaxaca, José Murat Casab, fue testigo presencial y coprotagónico del diferendo entre Duarte y Héctor Yunes Landa quien le exigió mil millones de pesos para la “Operación Zafiro” de Manlio Fabio Beltrones.

El trato se cerró en mil 300 millones, incluido el dinero para la campaña de Héctor.

Este acuerdo se logró luego de la agria discusión en el Salón Yanga en Casa Veracruz en donde Murat le gritoneaba a Yunes Landa que no fuera tan “obvio” ni “exagerado” en sus demandas.

El dinero, sin embargo, se tuvo que entregar en fajos de cien mil en billetes de mil, en una sala dispuesta a un costado de la residencia oficial.

Otro testigo de este affaire fue el exsenador por Coahuila, Alejandro Gutiérrez, alias “La Coneja”, amigo muy cercano a Javier a quien le reconocía y agradecía por haberle conseguido la beca para que se fuera a estudiar la maestría a España.

Un video da cuenta de la transacción.

En él se observa al operador financiero de la campaña de Héctor, Hugo Eliud Meraz Barrera, hoy escondido en la ciudad de México, al momento de contar el dinero y firmar de recibido por 200 millones de pesos, una de las cinco entregas.

Es de notar que tanto el 21 de marzo como el 23 de abril, el presidente del PRI nacional, Manlio Fabio Beltrones, estuvo en Veracruz en diálogo con Javier Duarte; una fotografía el 21, da cuenta del encuentro Héctor/Duarte/Manlio.

Así, tras hacerse pública la columna “Danza millonaria en Duartevideos”, bajo la rúbrica “Línea Caliente. Edgar Hernández”, que da cuenta en parte de lo arriba descrito.

El 24 de abril, el senador Yunes envía una carta aclaratoria en donde “reconoce” la facilidad de este reportero “para escribir ficciones mediáticas al igual que tus dotes novelísticas”.

Sin embargo –agrega la misiva- te aclaro que no recibí del ex gobernador (no lo cita por su nombre) un solo peso para mi campaña u otro propósito, siempre me he conducido apegado a la ley”, concluye.

En efecto, él jamás recibió físicamente el dinero.

Días después en una visita a mi domicilio el jueves 11 de mayo, a petición mía para abundar sobre el tema, el senador Yunes en compañía de Francisco Garrido me reiteró quejamás recibí de Duarte un billete de 20 pesos”.

En tanto, quien esto escribe se sostuvo en su dicho y le adelanté que incluso traía datos de la “Operación Zafiro”, a lo cual no le dio mayor importancia hasta que publiqué cuatro días después, el 15 de mayo una columna titulada “Duarte dio 200 millones a Beltrones y dejó olvidados 34 videos en Casa Veracruz”.

En la columna lo cito de nueva cuenta.

Relato asimismo que una grabación muestra al gobernador Javier Duarte en el Salón “Yanga” departiendo en prolongada cena en Casa Veracruz, con el operador financiero de Beltrones, Alejandro Gutiérrez, el ex gobernador de Oaxaca, José Murat y uno más que la mayor parte del tiempo aparece de perfil por la colocación de las videocámaras.

Hoy se presume que ese personaje era Héctor Yunes.

La fecha de la grabación sucedió entre la noche del 2 de marzo y el domingo 25 de abril del 2016 cuando se registran los dos encuentros visibles entre el dirigente priista y el gobernador Duarte en donde se llega al acuerdo de apoyar la “Operación Zafiro”.

En la cena de “Casa Veracruz” se habla de un primer apoyo de “cerca” de 200 millones de pesos en efectivo mismo que fue grabado por el equipo de Arturo Bermúdez, ex secretario de Seguridad Pública actualmente en prisión.

El original de la grabación le sería entregado a Duarte el 19 de junio del año pasado por el C4 y Bermúdez conservaría una copia.

Mil 300 millones sería el acuerdo final y de lo que se sabe hasta el día de hoy es que más de un año después, el pasado fin de semana, se filtra un video incriminatorio a Héctor, luego un escrito presuntamente de Arturo Bermúdez confirmando la entrega.

Falta que se dé a conocer el video en poder de Bermúdez con copia a Miguel Angel Yunes Linares.

Ese es el importante.

La historia pues del fracaso electoral y la pérdida de los mil 300 millones cobraría un dramático giro tras la persecución hasta captura de Duarte de parte de la propia federación.

Mientras los empeños del nuevo gobierno estatal se centrarían hasta la fecha en una sorda guerra contra el Duartismo, incluido el primo incómodo Héctor Yunes, a quien a la sordina le fueron tejiendo un entramado hoy en manos de la Fiscalía General que encabeza el brazo armado de Miguel Angel Yunes, Jorge Winkler.

Hoy se sabe además que tras la visita este miércoles del responsable de la política interior del gobierno federal, Miguel Angel Osorio Chong, se empezaron a despejar los caminos sucesorios de Veracruz y a escribir el destino de Héctor Yunes Landa.

De otra manera no se explica la sospechosa visita de Osorio este miércoles.

En la edición de este jueves el diario Reforma -brazo del gobierno y afín a Miguel Angel Yunes Linares- ratifica a ocho columnas el dicho de Bermúdez, publicado anteayer por Notiver en el sentido que Javier Duarte dio mil 300 millones al PRI “en favor” de  la campaña electoral de Héctor Yunes Landa.

Asimismo desliza en la columna “Templo Mayor” –en el mismo periódico Reforma- que “Héctor Yunes Landa aparece en un nuevo caso de extraños manejos de dinero en Veracruz”.

Y abunda:

Según esto, durante el proceso electoral para renovar las alcaldías y el Congreso veracruzanos, el ex candidato a la gubernatura habría hecho muuuchas llamadas a empresarios ¿para qué? Para pasarles la charola a fin de apoyar a algunos candidatos tricolores”.

Yunes Landa –concluye el comentario- nunca estuvo autorizado para hacer esas peticiones a nombre de su partido”.

Por lo pronto ya se le investiga.

Para Héctor atrás de todo esto se ve mano de su primo Miguel Angel. En efecto, solo un bobo pensaría que no es así, ya que de lo que estamos hablando es de la lucha por el poder. Osorio y Miguel son aliados. Del mismo grupo “Hidalgo” y van por lo mismo, la Presidencia de la República y la gubernatura para el chachorro Miguel chico.

Son, sin duda días difíciles para el recio Senador de la República, quien ostenta la presidencia de la Comisión Anticorrupción, hasta hoy única tabla de salvación de Enrique Peña Nieto.

Los días porvenir serán definitorios.

Hoy por lo pronto se observa lejana la intención del PRI nacional por ungir de nueva cuenta a Héctor Yunes Landa como su candidato a la gubernatura para el 2018.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*