Yuribia: bronca en el Congreso y acción penal

Legislatura
Congreso del Estado de Veracruz, LXIV Legislatura FOTO: ANIMAL POlÍTICO
- en Opinión

Mussio Cárdenas Arellano /

* Debate ríspido por el tema del agua  * Denuncias en curso y órdenes de aprehensión  * Eloy retiene encuestadores de Sedesol  * Julen y el túnel sumergido  * Yunes se destiñe  * Javier Duarte sigue prófugo   * Ahora dantistas al Poder Judicial  * Manuel Huerta: succionando en los pasillos del poder  * “Ladrón de a de veras”

A la greña, diputadas y diputados, los del PAN, los de Morena, los del PRD y el PRI, lanzan culpas y exigen disculpas por la toma de la presa Yuribia, mientras en los juzgados camina ya la acción penal contra los morenistas.

Ríspida, la sesión del martes 10 se polariza por la implicación de militantes del partido del Peje López Obrador en el bloqueo al acueducto que suministra agua a Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque.

Morena exige de nuevo que el gobernador Yunes Linares deje de usar al Yuribia, la toma de la presa, como vehículo para golpear al partido de Andrés Manuel López Obrador. Y que se disculpe con la diputada por Cosoleacaque, María del Rocío Pérez Pérez, por imputarle su participación en las reuniones en que se habría fraguado el secuestro del acueducto.

Y los panistas les reviran con una severa acusación: la toma de la presa Yuribia y el daño a 500 mil habitantes es responsabilidad de Morena, que de suyo es delito.

Subió a tribuna Miriam Judith González Sheridan —July Sheridan—, diputada por Minatitlán, de la corriente de Rocío Nahle, la diosa de Morena en el sur, y precisó que el gobernador de Veracruz usa el caso para denostar a Morena.

Replicó el PAN. Maryjose Gamboa Torales, diputada por Veracruz, expresó que no se valía subir a tribuna a mentir. Y reiteró que Eloy González Martínez, mandamás de Morena en Tatahuicpan, es quien ordenó el cierre del Yuribia. Exhibió un video en el que supuestamente habla Eloy, pero no se le ve.

Rocío Pérez rechazó haber fraguado el cierre de las válvulas. Yunes, dijo, no tiene una sola prueba que la vincule, y lo tildó de porro, al estilo Rocío Nahle.

Yunes azul no ofreció disculpas. Sergio Rodríguez Cortés, ex líder del PRD apócrifo, duartista y ex miembro de la cuadra de Javier Duarte, saboteador de la alianza entre su partido y el PAN, en 2013, fue quien trasladó la disculpa, rechazado de tajo.

Amado Cruz Malpica, coordinador de Morena en el Congreso de Veracruz, sólo abundó en la disculpa y enfatizó que su partido no realizó la toma del Yuribia.

Por el PAN, Bingen Rementería Molina volvió a la carga. Reclamó a Morena por no asumir que uno de sus militantes fue el autor del bloqueo.

Eva Cadena, diputada por el distrito XXX, de Morena categorizó a los legisladores del PAN y PRD de hipócritas, pues dicen una cosa y hacen otra, “utilizando a la prensa para difamar a personas ‘honestas’ de su partido”, según reseña el portal Al Calor Político.

Del show en el sur, el Yuribia se traslada al Congreso, mientras la sacudida legal no tarda en detonar las bases de Morena en la sierra.

En la mira están los morenistas que Morena no hace suyos. Dicen los pejistas que Eloy González y Lino Bautista no son cabezas ni dirigentes. No, pero son los que mueven a sus huestes, los que hicieron correr al alcalde de Coatzacoalcos, Joaquín Caballero, apedreado e insultado; los que exigen la maleta y el dinero, los que hablan por el pueblo y esgrimen que si no cumple el gobierno, la presa será bloqueada. Consta así en centenares de mensajes de texto.

Se multiplican las denuncias. La última, con número 100/2017-F3, radicada en Coatzacoalcos, implica a Eloy, Lino, Calixto, Candelaria y otros 10 dirigentes.

Antes se abrió la carpeta de investigación 002/2016 en la subunidad integral de Tatahuicapan, iniciada el 14 de febrero de 2016. Denuncia Ricardo Ibáñez Vargas, apoderado de la CAEV, ejercitándose acción penal ante un juez de control de Coatzacoalcos.

Diez meses después, el 28 de diciembre, se libró orden de aprehensión contra al menos 10 personas —sus nombres se mantienen en reserva— por los delitos de despojo de aguas y sabotaje. Dichos delitos ameritan prisión preventiva por el riesgo al Estado y a la colectividad.

Una nueva carpeta de investigación se abrió el 28 de diciembre. Es la 045/2016, también en la subunidad de Tatahuicapan. Denuncia CAEV por los delitos de amenazas, apología a cometer un delito y lo que resulte.También se reservan los nombres, aunque el asunto huele a Morena. La carpeta está en trámite.

Enconados Yunes azul y los morenistas fingen una tregua. Yunes presume la liberación de la presa. Los ahijados del Peje amagan con reincidir.

Arde Tatahuicapan. Hay repudio a la propuesta de Yunes de realizar obra y no entregar dinero. Y si les dan beneficios, que sean para el grupo morenista.

Eloy González Martínez, profesor, el verdadero poder de Morena en Tatahuicapan, encabeza otra revuelta. Retiene este martes 10 a encuestadores de la Secretaría de Desarrollo Social de Veracruz que captaban el sentir de los pobladores sobre qué obras debían realizarse.

A eso de las 10 de la mañana son bloqueados. Así permanecen hasta la una de la tarde. Según los reportes a los que INFORME ROJO tuvo acceso, el primero en encabezar la repulsa fue el presidente del Comisariado Ejidal de Tatahuicapan, Calixto Bautista. Minutos después llegó Eloy González.

Al frente de los encuestadores iba la subdelegado regional de Sedesol, sede Cosoleacaque, María Bahena Viveros. Y con ella, el delegado regional, Jorge Baruch Custodio.

Hablaba con fuerza Eloy González. Incitaba a retenerlos ahí, confinados en el Comisariado Ejidal.

A Jorge Baruch prácticamente no lo dejaron hablar. Esgrimían los morenistas que “los apoyos sean únicamente para los simpatizantes de su lucha”, según ellos unos 5 mil empadronados. Y que no se realice el censo sino que “nada más se le dé a la gente de la cuenca”.

Muy en lo suyo, directo, reiteraba Eloy González que las palabras de Yunes Linares eran mentira, que no se le podía creer.

Exigía que el censo o en empadronamiento lo hagan en la “comisaría ejidal” y que sean ellos, los morenistas, quienes propongan a los encuestadores.

Nada podía acordar María Bahena. A nada se podía comprometer.

Tres horas duró el calvario. A eso de la una de la tarde, María Bahena, Jorge Baruch y el resto de los encuestadores fueron obligados a caminar un kilómetro, desde el Comisariado Ejidal hasta la gasolinera más cercana.

Fallida la negociación, frustrado el triunfalismo de Yunes Linares, los tatahuis lo increpan y retan. Desdeñan la promesa de obras, el censo para tomarle el pulso a la población. Si hay obra, dice el morenista Eloy González, que sea para los afiliados al padrón de la cuenca.

No tarda en estallar el conflicto. O en volver a estallar. Morena no cede. Tienen sus líderes y operadores, los controvertidos maestros, la amenaza de ir a la cárcel, acusados de despojo de aguas, sabotaje, amenazas, apología del delito, y no aminora el conflicto.

Arde Tatahui. En dos días se recrudece el caos porque retener a los encuestadores contra su voluntad es privación ilegal de la libertad.

Decía el gobernador que en 60 horas la solución llegó. No es así. Fue un paliativo, todos ganando tiempo, todos simulando que la civilidad venció a la cerrazón.

Yunes Linares usa el caso Yuribia como ariete para embestir a Morena, pues los actores del secuestro de la presa son militantes del pejepartido, Eloy González, Lino Bautista en plan estelar.

Morena, en el Congreso dice que no es su causa y centra su argumento en que el gobernador le imputó a la diputada Rocío Pérez una participación en las reuniones para tomar el Yuribia que ella acredita que es falsa.

Debaten, se increpan, se trenzan los de Morena con los del PAN, el partido del gobernador, terciando el PRD, mofándose el PRI, mientras en los juzgados corren ya las denuncias y pronto habrá órdenes de aprehensión.

Yunes contra Morena y el caso Yuribia no cesa.

Archivo muerto

¿Sirve de algo que la obra del túnel sumergido lleve un 96.3 por ciento de avance? ¿Sirve que Julen Rementería del Puerto, titular de la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública, lo exalte como si fuera mérito y no un signo de la corrupción que distinguió al gobierno duartista? Le dice al periodista Ignacio Carvajal que ahí hay dinero enterrado. “Me refiero a enterrado porque todo esto está bajo el agua. Se pago más de lo que costó. Si (hay) auditorías se tienen que revisar. En estos momentos se harán las investigaciones pertinentes. Ahorita lo único que estamos buscando es que se ponga en marcha y sea en condiciones de seguridad. Hablamos que la obra andaba en los 2 mil millones ahora ya llevamos más de los 5 mil millones de pesos”. Lo que le serviría a los veracruzanos sería que se aplique la ley, que se procese a los que metieron la mano en el cajón, a los que inflaron la construcción hasta disparar el costo a más de 5 mil millones de pesos. Funcionarios, contratistas, hasta destajistas y asesores se valieron del túnel sumergido del río Coatzacoalcos para hacer fortuna y que se sepa nadie terminará en prisión… Mucho ruido, pocas nueces en el yunismo gobernante. Otro show, el de la recuperación de los dineros robados, le sirve a Miguel Ángel Yunes Linares para matizar lo que hoy comienza a convertirse en la promesa incumplida: el encarcelamiento de Javier Duarte, el ladrón que anda a salto de mata. Monta el show la Procuraduría General de la República, su titular Raúl Cervantes Andrade entregando dos cheques por 172 millones 451 mil 80 pesos, recursos hurtados por el gordobés, según dicen, y recuperados por la dependencia federal. Todo muy bien pero del ex gobernador nada. Se mofa y se ríe Javier Duarte, dejado escapar por el gobierno federal, encubierto al pelarse; ayudado por el ex gobernador interino, Flavino Ríos Alvarado; en fuga con el beneplácito de Enrique Peña Nieto porque a fin de cuentas Javier Duarte es de casa, de la banda, abastecedor de riqueza mal habida, operador de fraudes que permitieron al PRI regresar y mantenerse en el poder. Se excusa el gobernador Yunes con que si pudiera detenerlo en el extranjero, lo haría, pero esa atribución sólo es de la PGR. Así se deteriora su imagen de adalid de la justicia. Prometió que Javier Duarte pasaría Navidad en prisión y Javier Duarte celebró con Santa Clós en libertad. Llegó enero y ni señas del ex gobernador. Y así seguirá, erosionando su palabra. Va Yunes azul resultando más de lo mismo… No sólo de fidelistas y duartistas se nutre el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares; también los dantistas. Uno de ellos, Raúl Aguilar Urcelay, es ya el nuevo juez primero de Primera Instancia en Coatzacoalcos, con la venia del magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia de Veracruz, Edel Álvarez Peña. Raúl Aguilar, priista, fue síndico en el ayuntamiento de Coatza, en los días que gobernó Pompeyo Figueroa Mortera, impuestos ambos por Dante Delgado Rannauro, entonces líder del PRI, hoy dueño del partido Movimiento Ciudadano. Raúl Aguilar, panista, llegó a ser delegado de la Secretaría de Economía en el sur de la entidad, en la órbita de Rafael Zarco Dunkerley, de los Amigos de Fox. Eran los días en que el PRI fue echado de Los Pinos. Ahí permaneció el dantista Raúl Aguilar Urcelay y se alejó del PAN cuando el PRI recuperó el poder, vía Enrique Peña Nieto, el micropresidente de México. Va pues, Raúl Aguilar de partido en partido, de gobierno en gobierno, priista, panista, según lo amerite la ocasión. Cinismo grado 100 en el Poder Judicial, Edel Álvarez trayendo dantistas al gobierno yunista como si nadie recordara que fue el régimen de Patricio Chirinos Calero, siendo Yunes Linares el verdadero poder, el que metió a la cárcel a Dante Delgado Rannauro por peculado. Salió, sin embargo, no porque probara su inocencia sino porque lo acusaron fuera de tiempo… Chairo mayor, Manuel Huerta Ladrón de Guevara es único, él sí, en el arte de la succión. Pasó por la UCISV-VER, por el PRD, por el PT y ahora pulula en Morena, donde sea, en los pasillos del poder, como si fuera priista, enchufado a la ubre presupuestal, las de los gobiernos amarillos. Es formalmente el líder de Morena en Veracruz. Sólo formalmente. No lo pelan en el centro donde manda Cuitláhuac García, el ex candidato al gobierno de Veracruz, y no lo fuman en el sur donde la diosa es Rocío Nahle, de la que algo de política debiera aprender, lo que ya suena grave. ¿Cómo le decían los perredistas en los días del chirinismo? Manuel Huerta Ladrón de a de veras…

Publicada en mussiocardenas.com
11 de enero de 2017

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*