¡Sí, Érika Ayala a la presidencia del PRI, para que acabe de sepultarlo!

Ayala
Érika Ayala Ríos FOTO: WEB

Érika Ayala ha convertido su nombre en sinónimo de corrupción. Siempre cuestionada sobre sus espurios estudios universitarios logró hacerse del control del sindicato del Cobaev de donde nadie la bajó gracias al cobijo que recibió de Fidel Herrera Beltrán y de Javier Duarte de Ochoa. Érika perteneció a ese grupo de damas que supo aprovechar la concupiscencia de los políticos duartistas para conseguir puestos políticos. Constantemente se le veía reunida con Bertha Hernández en Del tingo al tango.

A ese grupo de mujeres se les llamó las “reinis”. En el Cobaev y con las auditorías de la nueva administración, ya irán saliendo los muchos desfalcos de Érika Ayala y sus directores, irán saliendo los nombres de los aviadores que tienen plazas de ¾ de tiempo y que nunca acudieron a trabajar. Hace algunos meses la misma Érika aspiraba con ser gobernadora de Veracruz pues el ingenuo de Héctor la hizo senadora suplente, creyendo que ella sería un activo para su campaña.

Ya que no pudo ser gobernadora ahora quiere la presidencia del PRI, pues sabe que ello le significaría la negociación de las candidaturas del PRI a los 212 municipios de Veracruz. Eso es lo único que le interesa. ¿Sacar al PRI del atolladero en que se encuentra? De ello que se encarguen los ingenuos. ¡Sí, Érika Ayala a la presidencia del PRI, para que acabe de sepultarlo!

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*