Convocan a impedir labores

Sefiplan
Trabajadores de Salud han decidido bloquear el crucero de la Avenida Xalapa y Lázaro Cárdenas despues de sostener una reunión con funcionarios de Sefiplan FOTO: AMBROSIO PABLO
- en Opinión

Livia Díaz / El plantemiento de las protestas en la capital de Veracruz cambió esta semana.

Trabajadores que al amanecer tenían cerrados caminos y hacían huelga sin declararla como tal, por la noche convocaron a cerrar la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) para impedir sus funciones.

Compañeros nos retiramos para volver a las siete de la mañana para cerrar Lázaro Cárdenas y también en Finanzas para evitar que los trabajadores entren“.

Al terminar el paro del miércoles, la química Mónica Méndez de la sección 26 del Sindicato Nacional del Sector Salud dijo que no creía que había que parar el movimientovamos por los uniformes y el retroactivo mañana.

Esta solicitud recogió simpatía “mañana vamos a tapar más, más lugares estratégicos”.

Se unen otros sectores

Pero el gobierno no sólo les debe dinero a los médicos y enfermeras, también a los policías de SSP, Fuerza Civil y Custodios.

La crisis llegó a lo máximo al conocerse la falta de alimentos en prisiones y falta de pago a empleados en asilo y casa de cuna.

La situación es dificil y es tirante, el fantasma de la inanición galopa en donde no se sobrevive de salarios sino de la derrama indirecta de ellos.

Allá en donde los 20 o 30 pesos de la compra de una torta que adquiere un trabajador del estado ayuda a mantener a una familia. Un pequeño negocito de venta de ropa o calzado o un viaje en taxi.

El cuento de terror en la noche es la incapacidad de enfrentar compromisos, el del día son los cobradores.

Todos temen ser señalados, salir en el buró de crédito, ser boletinados, acumular deudas.

Hay quienes en su desesperación por cobrar exhiben a sus deudores en redes sociales, llamando a sus conocidos o números telefónicos que les dieron para contactos para acusarlos y ponerlos mal.

Y hay cosas peores, quienes prácticamente los secuestran en sus bancos y en tiendas hasta que paguen prometen pagar o acceden a comprometerse con más deuda.

Por tanto lo que hacen ahora los trabajadores de salud no debiera sorprendernos.

Ya nos ponen el ejemplo y ya una guía de acciones tolerada por el estado con su falta de liderazgo, con la falta de vocero quien diga, siquiera: “calma… calma”.

Y sus instrumentos, la CEDH, CONDUSEF, PROFECO, SEGOB, CONAVIM, CONAPRED callados, mientras todo esto pasa.

Veracruz está padeciendo en cada rincón por esta falta de dinero y de humanidad.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *